Muchas de vosotras queréis evolucionar hacia la sostenibilidad y habéis pensado en cambiar el aspecto de vuestro armario y convertirlo en un “armario sostenible”. ¿Qué hacemos? ¿Cómo pasamos de un extremo al otro?

Lo primero que tenemos que hacer es saber qué ropa tenemos y retirar de nuestro armario la inservible; bien porque nos está pequeña o grande, porque está rota, o simplemente porque hace años que la tenemos olvidada y, siendo realistas, la guardamos por si acaso y nunca llega el momento…

Es importantísimo que esa primera criba que hemos apartado no acabe en el contenedor de la basura, ya que estaríamos contribuyendo de primera mano a la emisión de gases de efecto invernadero. Llegados a este punto os enunciamos algunas de las cosas que podéis hacer con esa ropa que ahora mismo no os hace ningún papel:

  • Customizar (adaptar tu prenda a las últimas tendencias)
  • Reutilizar (ej: convertir en otra prenda o complemento)
  • Regalar a alguien que lo necesite
  • Revender a través de internet (Ahora mismo existen infinidad de aplicaciones con las que puedes hacerlo muy fácilmente)

Os aconsejamos conservar prendas básicas tales como: Camisa blanca, pantalones negros, camiseta a rayas, cazadora vaquera, jersey de lana, blazer negro, camisetas básicas (al menos blanca y negra), gabardina o trench, pantalones vaqueros, little black dress (vestido negro), un vestido largo, una cazadora negra de piel, o un abrigo clásico.

Ya hemos apartado, customizado, reutilizado, revendido y clasificado nuestras prendas… ¿Y ahora qué?

Es el momento de reflexionar, en vez de salir en estampida al centro comercial más cercano, pensando que tienes que rellenar tu vacío armario con 20 prendas a 3 €. Aprende de tus errores y empieza a consumir responsablemente.

A partir de este instante, tienes que empezar a pensar qué es lo que realmente necesitas, sin decantarte por lo primero que te pase por la vista o por lo barato que pueda llegar a ser. Creednos si os decimos que hay un sobrecoste indirecto muy elevado.

Desgraciadamente la industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta, y si a eso sumamos las pésimas condiciones laborales de muchos de los agentes implicados y la explotación infantil, entonces podemos llegar a hacernos una idea de ese elevado coste que perjudica a nuestro planeta y a las personas que lo habitamos.

Teniendo esto claro, ahora sí estás en condiciones de empezar a consumir moda de una manera sostenible. Aquí te dejamos unos consejos para llevar a cabo esta tarea:

  • Apoya el comercio local o de proximidad
  • Compra producto español: la marca “made in Spain” es sinónimo de calidad
  • Fíjate con detenimiento en las etiquetas de composición de las prendas
  • Los tejidos 100% orgánicos son compostables y se pueden reciclar para darle una segunda vida
  • Busca materiales o productos certificados. Son un aval de que tus prendas han pasado por estrictas auditorías en todos los procesos antes de llegar a tus manos. Os aconsejamos leer nuestro post: https://tangentede90.com/algodon-organico-certificado-una-sabia-eleccion/ (¡OJO! HAY CERTIFICACIONES MÁS EXIGENTES QUE OTRAS. INFÓRMATE ANTES, YA QUE LA CALIDAD ES DIRECTAMENTE PRORCIONAL AL GRADO DE EXIGENCIA)
  • Existen otras vías como el reciclaje de plástico u otros materiales para confecciónar prendas, que son tan válidas como las orgánicas, aunque nosotros recomendamos que el contacto con tu piel sea a través de tejidos naturales. Es mucho mejor utilizar ese material reciclado en complementos que no van a estar pegados a tu piel. Cómo ejemplo os dejamos enlaces a dos marcas sostenibles que confeccionan complementos con material reciclado y que nos encantan:

Esperamos que este post os haya servido para arrojar algo de luz sobre como empezar la transformación de vuestro armario hacia la sostenibilidad, y en definitiva para transformar un modelo económico actual obsoleto, que necesita un cambio urgente por nuestro bien.